Prometheus

2012. USA. Prometheus. Guión: Jon Spaihts, Damon Lindelof. Dirección: Ridley Scott. Actores: Noomi Rapace, Michael Fassbender, Charlize Theron.

Unos científicos descubren en varias pinturas rupestres y jeroglíficos antiguos la configuración de lo que parece ser una galaxia y deciden ir a investigar, pues puede ser que se trate de los “ingenieros”, los hacedores del hombre.

prometheus

Debo empezar diciendo que soy un gran fan de la trilogía Alien, en especial la primera de Ridley Scott, y que esperaba con bastante expectación esta película que intenta explicar el origen de la nave extraterrestre que encontramos en las dos primeras partes. Y la esperaba con expectación a pesar de saber que no vería aliens en esta película, pero me daba igual, de hecho lo prefería: esperaba una película seria, con un guión trabajado, con una gran atmósfera, con el ritmo que Ridley Scott sabe dar a sus películas (o debería decir, sabía). Esperaba una obra maestra.

O al menos esperaba que fuera buena… Pero ni siquiera eso. Toda la película me ha parecido una parodia, uno de los peores guiones que he visto en mucho tiempo. Los personajes son de risa, todos toman decisiones totalmente ilógicas, incomprensibles, escenas estúpidas, sin sentido. Todo lo que le puede quitar credibilidad a una situación, ya de por sí fantasiosa, se puede ver aquí.

Empiezo, y cuidado para los que quieran verla primero, porque voy a hablar de varias escenas y, a lo mejor, revelar el final.

Primero, dos científicos (si se pueden llamar así), han descubierto en pinturas rupestres, jeroglíficos, etcétera, de varias épocas distintas, unas imágenes que se repiten en todos ellos: la configuración de una galaxia. Ahí se dirigen, y toda la expedición la paga la compañía Weyland-Yutani (“Construyendo mundos mejores”), que además paga a los demás científicos, la nave y pilotos.

Pues bien, se despiertan de la hibernación en la nave tras dos años de viaje. Similar al resto de películas. Luego se sientan en unas sillas, más o menos como en Aliens, pues se les va explicar de qué va el asunto. Al menos en Aliens eran soldados, pero aquí nadie sabe para qué han hecho un viaje de 2 años. Así, como lo digo. Nadie tiene ni idea. Han hecho un viaje de 2 años y nadie sabe para qué se han apuntado a esta expedición. Un poco raro, ¿no? Así que les explican por qué están ahí. Los “científicos” invitados, son cada uno más extraño que el otro. Uno parece recién salido de la cárcel: éste es el geólogo. Otro parece el típico empollón con gafotas: éste es el biólogo. Ni que decir tiene que ninguno llega a realizar nada relacionado con su profesión ni muestra ningún tipo de interés.

Después están la pareja de científicos que son los que descubrieron las pinturas. La protagonista (Noomi) y su novio, que – ¡cómo no! – explica por qué están en esa luna informalmente y con sandalias, como si estuviera en la playa, vamos.

Por otra parte está el robot, construido por la compañía e interpretado por Michael Fassbender, quizá el único personaje realmente trabajado y que destaca sobre todos los demás. Y aparte está Charlize Theron, fría y calculadora, hija del presidente de la compañía.

Pues bien, se aterriza en la luna y los científicos se dirigen a una especie de templo. Allí empiezan a investigar. Cuando entran, el geólogo (el que parecía salido de la cárcel) saca unas bolas y dice “¡Son mis cachorros!” y las lanza y estas bolas empiezan a navegar por los pasillos y generan una imagen en tres dimensiones del interior del templo, que resulta ser una nave. Como no, después de decir que son “sus cachorros” empieza a aullar como un lobo… Por favor, señor Scott, no haga esto.

Continúan, y el robot ha estado estudiando todas las lenguas de la tierra y llegado hasta una raíz común en todas y, como los extraterrestres que se espera encontrar se supone que nos crearon, es probable que pueda comunicarse con ellos. Cuando entran en la especie de templo encuentran unos jeroglíficos. Como no, el robot sabe interpretarlos a la primera y consigue activar lo que parece una proyección en 3d de algún suceso que pasó allí. Bueno, la ciencia ficción es ciencia ficción, lo dejamos pasar.

Llegan a un silo, con varios extraterrestres muertos y uno decapitado. El geólogo ya se espanta y se empieza a volver psicótico y él y el biólogo dicen que se van. Así que se vuelven. Todos están comunicados con la nave en todo momento. Pero vamos a ver, ¿estos son científicos o qué son? No entiendo nada.

Bueno, entran en la cámara donde hay una especie de recipientes en el suelo y un mural con un alien de los de H. R. Giger. Aquí, los recipientes empiezan a rezumar lo que suponemos una especie de material genético y el robot toma una muestra sin que le vean. La científica protagonista coge la cabeza del extraterrestre decapitado para llevársela a la nave. Su pareja empieza a deprimirse por que no han encontrado a “los ingenieros”, es decir, a los extraterrestres, sólo han encontrado cadáveres. Pero vamos a ver, ¡si acaban de empezar!

Total, que se vuelven para la nave, y como no, está anocheciendo, la temperatura va bajando mucho y llega una tormenta de nosequé. Vamos, como una tormenta de arena pero a lo bestia. Bueno, se vuelven a la nave y como no, la científica casi la palma porque se le resbala la cabeza del extraterrestre en el último momento en medio de la tormenta y decide ir a por ella. El robot la salva.

Bueno, aquí el científico pareja de la protagonista ya empieza a beber y emborracharse porque no ha encontrado nada. (Pero vamos a ver…)

Y la chica empieza a investigar la cabeza. Resulta que lo que vemos en la primera película de Alien, el navegante que está en la nave extraterrestre y que tiene el pecho destrozado, no es más que un traje, un exoesqueleto que utilizan los extraterrestres. Así que lo descubren y quitan este “casco” y descubren la cabeza del extraterrestre que está debajo. ¡Está en perfecto estado de conservación! Y eso que no se sabe cuánto ha estado ahí. “¡Pues vale! ¡Le damos unas descargas eléctricas y quizá le engañemos para que crea que está vivo!” Pero vamos a ver, ¿estamos tontos o qué?

Total, que le dan las descargas y la cabeza explota. Lo normal.

¡Ah, se me olvidaba! Cuando han vuelto a la nave, a pesar de que todo el mundo está comunicado, y a pesar de que desde la nave los controlan, pues resulta que el geólogo y el biólogo se han perdido en el templo y no ha podido salir. A ninguno se le ha ocurrido llamar a la nave y preguntar por la salida ni los de la nave les han tenido en cuenta. Aquí todo el mundo es imbécil e incompetente. Total, que con la tormenta se tienen que quedar hasta que pase. Pues bueno, ya sabemos lo que les va a pasar, ¿no?

Se me ha olvidado decir que el presidente de la compañía, aunque no lo sabíamos al principio, ha viajado en la nave, siempre en hibernación. Es un anciano, y espera que los “ingenieros” puedan darle la vida eterna. Pero, si es un anciano, ¿por qué lo interpreta un actor joven maquillado? ¿Es que no había presupuesto para contratar a un actor anciano? Es que no es creíble, queda fatal, es de risa.

Bueno, el robot, a instancias de su creador, el presidente de la compañía, va a hacer experimentos, así que le pone en la bebida al novio de la protagonista un poco del material genético que ha encontrado. Y bueno, antes de volver al templo, la pareja tienen relaciones sexuales, claro. ¿Qué saldrá de eso?

Regresan al templo, y encuentran al biólogo muerto y a los recipientes del suelo rezumando material genético. Así que se asustan y deciden volver, además la pareja de la prota está mutando y se empieza a encontrar muy mal.

Mientras, en la nave, se encuentran solos el capitán de la nave y Charlize Theron, que interpreta a un personaje muy frío. Pues bueno, en un momento al capitán le da por decirle así por las buenas que si quiere follar. Y ella dice que si quisiera no estaría en el espacio y se hubiera quedado en la tierra. Pero él le dice que por ahí corren rumores de que ella es un robot. Así que ella le responde que en 15 minutos en su habitación… Vamos a ver… No puedo creer que Ridley Scott deje una escena tan estúpida en una película suya. Es que no tiene sentido ni la escena ni nada. No sirve para nada. Es totalmente estúpida. Ni siquiera hace gracia. No viene a cuento. ¿Por qué? Aún no consigo entenderlo…

Bueno, ahí no acaba la cosa, porque los científicos vuelven a la nave para ayudar al científico enfermo y ponerlo en cuarentena. Pero claro, no, Charlize Theron sale con un lanzallamas y nada, que dice que hay que cargárselo. Y claro, él dice que también, que la única solución es morir. Pues nada, churrascado. Así, sin más.

Vamos a ver, cualquier ser humano en cualquier parte hubiera ayudado al pobre hombre. Las decisiones que toman los personajes en esta película no son creíbles. Son ilógicas. La película no puede creerse.

Bueno, claro, la prota ahora está embarazada de un bicho extraño. Así que ella sola en mitad de los dolores y con la barriga a punto de explotar, se va a una especie de máquina reparadora, y ahí, in situ, la máquina le hace una cesárea sin anestesia y le saca el bicho y le pone unas grapas para cerrarle el vientre. Vale.

En otro momento, el geólogo también vuelve a la nave como mutado, como en “La cosa”. Y claro, ahí empieza a atacar a todo el mundo hasta que se lo cargan. No le podía dar por morirse y ya está.

Al final vuelven todos al templo o nave extraterrestre porque el robot ha encontrado a un extraterrestre en hibernación que aún está vivo y van a hablar con él. Quizá esto es lo único válido de la película.

La protagonista es la única que consigue escapar pues el extraterrestre se los carga a todos, hasta al robot. Y el extraterrestre pone rumbo a la Tierra para llevar todo el cargamento de la nave, que son armas biológicas para acabar con la humanidad. Mientras la prota va volviendo a la nave corriendo, se comunica con el capitán para avisarle de que no debe dejar partir a la nave extraterrestre. Pero claro, la nave del capitán no tiene armas, así que sólo hay una solución, inmolarse. El capitán y dos pilotos que van con él deciden suicidarse estrellando su nave con la nave extraterrestre, siempre con el mejor humor posible, claro. Charlize Theron se va en un módulo aparte en el que puede sobrevivir 2 años (o algo así).

Bueno, aquí no acaba todo. Las naves chocan y la nave extraterrestre cae otra vez a la superficie. Y claro, va cayendo encima de la protagonista y de Charlize Theron. La nave es como un semidonut y va rodando. Y las dos son tan listas que lo único que se les ocurre es seguir corriendo en la misma dirección en la que va rodando la nave. Bueno, al menos la protagonista tiene un poco de coeficiente intelectual y corre hacia un lado en el último momento. Pero Charlize no es tan lista la pobre y sigue corriendo en la misma dirección en la que rueda la nave y claro, pues al final la aplasta.

El 5% restante de la peli está bien. La parte visual vamos.

No puedo creer que Ridley Scott haya hecho esta película.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Prometheus

  1. astuneta dijo:

    Yo pense exactamente lo mismo. Al menos algo bueno salio de todo esto! Mira el link:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s